ESCUCHE AHORA
EN VIVO RRI - "La Palabra de Dios Para Ti"
Imagen - El Trabajo de Mamá

"Dios de verdad, y sin ninguna iniquidad en él; Es justo y recto."
Deuteronomio 32:4



Un Buen Padre


Las historias de padres abusivos, ausentes de la vida hogareña, distantes emocionalmente y padres controladores, abundan en nuestros círculos y tienen consecuencias nefastas en la sociedad. Cotidianamente se puede ver en las noticias el trato cruel y egoísta de hombres que creen ser los amos y señores del hogar sólo porque tienen más fortaleza física. Son escasos los ejemplos de hombres verdaderos que se sacrifican por cada integrante de su la familia.

La Biblia nos enseña que los caminos de Dios son perfectos, que Él es un Dios fiel que no hace daño a nadie, que es justo y verdadero. (Dt. 32.4) Dios Padre, quien es parte de la trinidad, es el Padre que toda persona necesita por encima del padre terrenal que disfrutamos en esta vida. Veamos algunas de sus características divinas.

“Dios es paciente y bueno”. Probablemente todos hemos sido testigos que nuestro padre fue impaciente cada vez que cometíamos una travesura o fuimos desobedientes; muchas veces recibimos un trato duro e implacable. Sin embargo, Dios sí es un Padre paciente, lleno de gracia y bueno. El salmo 103.17 dice: “Mas la misericordia del SEÑOR es desde la eternidad hasta la eternidad, para los que le temen, y su justicia para los hijos de los hijos”. También en el Salmo 106.1 dice: “¡Aleluya! Dad gracias al SEÑOR, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia.”

“Dios siempre es accesible”. Para Dios no existe un día malo y pesado. No han sido pocas las veces cuando nuestro padre tuvo un día terrible y al llegar a casa nadie le podía acercarse para hablar o pasar un tiempo especial. Por el contrario, todos huían de él por temor a cómo reaccionaría. Esto es algo común en la mayoría de los hogares. Sin embargo, Dios siempre es accesible por medio de su Hijo Jesucristo quien es Dios y es nuestro mediador. Tenemos completo acceso al corazón del Padre Celestial. Hebreos 4.16 dice: “Por tanto, acerquémonos con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna.”

Hay mucho más que escribir de nuestro Dios como Padre. Él es un Padre perfecto que trata a sus hijos sin favoritismos y fiel a sus atributos. Debemos imitar el trato paterno de Dios y aplicarlo en el entorno familiar, y de esa manera bendecir a los que están bajo nuestro liderazgo de amor y servicio. Si Dios aún no es tu Padre, Él te invita a ser su hijo por medio de la persona y obra de Cristo Jesús.

Dios es un Padre perfecto.

Edward Zacarias