Feliz el que Teme
a JEHOVÁ

  • Ene 15, 2021
  • Pr. Edward Zacarias
  • RRI
Blog Images
"Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, Que anda en sus caminos. Cuando comieres el trabajo de tus manos, Bienaventurado serás, y te irá bien."
(Salmo 128:1-2)
¿

Es lícito buscar la felicidad? La dicha es una de las búsquedas más preciadas del ser humano. Cuando fui niño soñaba con ser un aviador, pensando que sería feliz siendo un gran piloto. Los jóvenes ansían el día de sus nupcias, mientras que los ya contrayentes anhelan el advenimiento del primer hijo. Éstos son anhelos y deseos legítimos que todos albergamos en lo profundo de nuestro ser, sin que necesariamente sean pecaminosos. Es legítimo que cada persona busque la dicha y felicidad, porque Dios nos ha creado para que la busquemos.

Dar felicidad y dicha es uno de los temas favoritos de Dios. ¡Dios quiere darnos felicidad! Ese es su plan desde que fuimos creados. Cuando Adán y Eva fueron creados, disfrutaron la felicidad al máximo en la presencia de Dios viviendo en el huerto. La razón de su existencia era vivir para su Creador cumpliendo su voluntad.

El Salmo 128 tiene una magistral declaración: “Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová”. Sólo una relación personal e íntima con Dios resulta en una vida dichosa. La felicidad que Dios ofrece está basada en su persona y no en las cosas que podamos adquirir en esta tierra. Sin embargo, existe una condición para experimentar continuamente esa dicha. El texto dice: “Que anda en sus caminos.” Es necesaria una vida de continua obediencia a las Escrituras para disfrutar de esta bendición. Creer en Jesús para salvación del pecado nos garantiza la dicha eterna, pero en esta tierra depende de la obediencia a las Escrituras. La felicidad que Dios ofrece está más allá de los logros personales y terrenales.

│ ❝ La felicidad debe estar enfocada en la persona de Dios y sus propósitos.❞

¡Suscríbete a nuestro boletín!

SE PARTE DE ESTE MINISTERIO

APOYANDO

DONAR