QUÉ HACEMOS
CON LA CORRUPCIÓN

  • Abr 15, 2021
  • Pr. Edward Zacarias
  • RRI
Blog Images
"Y miró Dios a la tierra, y he aquí que estaba corrompida,"
― Génesis 6.12 ―
U

no de los problemas más enquistados en cualquier sociedad es la corrupción, que generalmente es motivo de acusación contra las autoridades. De hecho, existe un ranking mundial de países corruptos, en algunos de los cuales es muy difícil realizar alguna gestión sin incurrir en algo inapropiado. Pero ¿por qué es difícil eliminar la corrupción de nuestra sociedad? ¿La corrupción sólo está en nuestros gobernantes? ¿Puede algún partido político aseverar que en su entorno no existen corruptos? ¿Puede algún candidato presidencial garantizar que en su gobierno no habrá corrupción?

Sin embargo, nos hemos acostumbrado a pensar que sólo las autoridades del gobierno son corruptas, pero no el ciudadano de a pie. Hemos creído falsamente que sólo es corrupción cuando se roba grandes cantidades de dinero. La Palabra de Dios dice: “Y miró Dios a la tierra, y he aquí que estaba corrompida, porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra.” Es imposible que un presidente, partido político o la educación erradiquen la corrupción del corazón del hombre. Sólo Jesús es el único que puede transformar el corazón humano y hacerle una nueva criatura. Gocémonos en tener un Dios y Salvador incorruptible con quien reinaremos por la eternidad.

│ Anunciemos el mensaje de las buenas nuevas de nuestro Rey incorruptible, y no pongamos nuestra esperanza en las autoridades terrenas.

¡Suscríbete a nuestro boletín!

SE PARTE DE ESTE MINISTERIO

APOYANDO

DONAR