¿QUÉ PETICIONES CONCEDE DIOS?

  • Ago 15, 2021
  • Pr. Edward Zacarias
  • RRI
Blog Images
"Confía en Jehová, y haz el bien; Y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad. Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón"
(Salmos 37:3-4)

Que Dios conteste y conceda las peticiones es uno de los anhelos más grandes anhelos que los creyentes tienen. Esta es una promesa que Dios registró en su Palabra y la que garantiza que sean respondidas. Ahora bien, son muchos los deseos y anhelos que se albergan y arraigan en los corazones, tales como el matrimonio, tener hijos, un buen trabajo, una casa o departamento y mucho más. ¿Dios se ha comprometido a responder todas las peticiones? ¿Es esto lo que enseña la Biblia? Un creyente en el Señor Jesucristo contó que cuando estaba sin Cristo se dedicaba a atracar y robar; relataba que antes de cometer los delitos se encomendaba a Dios y le pedía que le prospere en “su trabajo”. Luego que el atraco fuera exitoso, oraba dando gracias a Dios por concedido su petición. Definitivamente esto no es lo que está enseñando la Biblia.

El Salmo menciona algunos requisitos importantes para que Dios pueda conceder las peticiones de nuestro corazón. Primero, menciona que debemos “confiar en Jehová”, lo que requiere establecer una relación personal entre Dios y la persona. Sin esta relación no será posible que Dios conteste las oraciones. Además, el salmista hace un llamado a “hacer el bien”, es decir que la persona debe tener una vida piadosa en obediencia a lo mandado por Dios. Después de esto el autor menciona que la persona debe “deleitarse en Jehová”, lo cual requiere tiempo, dedicación y entrega a Dios. Confiar en el Señor, hacer el bien y deleitarnos en Él, requiere una relación de intimidad con el Creador. Este tipo de relación íntima, basada en Su Palabra, transformará todos los deseos que se alberguen en lo más íntimo del corazón.

Dios no ha prometido conceder “todas” las peticiones, sino sólo aquellas que se conformen a su voluntad y resulten de una relación íntima con Él. El señor Jesucristo dijo:

“Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.” Juan 14.13

Orar en el nombre de Dios quiere decir orar conforme a sus deseos y planes. Toda petición debe conformarse a la voluntad de Dios y debe tener el propósito de honrarle y glorificarle. Cualquier petición egoísta, dónde lo central sean sólo nuestros deseos egoístas, no serán concedidas por Dios. ¿Cuáles son las peticiones de tu corazón?

"Los deseos del corazón revelan nuestra relación con Dios."

¡Suscríbete a nuestro boletín!

SE PARTE DE ESTE MINISTERIO

APOYANDO

DONAR